En el corazón de Getafe se encuentra el Centro de Arte Julian Guerrero, un lugar donde los niños y los mayores pueden sumergirse en el mundo del arte y aprender a través de la práctica y la exploración.

Si quieres expresarte artísticamente o aprender algo nuevo, este es el lugar ideal. ¡Ven a explorar y déjate llevar por la magia del arte!

LA VIDA MAXIMA




JULIAN GUERRERO

JULIAN GUERRERO, saludó al mundo en 1966 en la ciudad toledana de Borox ,pero rapidamente se traslada a Getafe con su familia donde va descubriendo los pinceles y las bellas artes. Reconocido decorador que embellece con maestría sus espacios decorados, evolucionando hacia la faceta de ese pintor que se autodenomina más artesano que artista. Durante 18 años forja un espacio donde la creatividad y la enseñanza convergen : el CENTRO DE ARTE JULIAN GUERRERO,en Getafe, que es el crisol donde con pinceladas distintivas comparte la esencia de su oficio con un buen número de alumnos y amigos. El es JULIAN GUERRERO … tejedor de la magia del arte en la cotidianidad del lienzo de la vida.

Un lugar para el arte

No es una casualidad que Julián Guerrero afincase su lugar de actividad en el centro geodésico de la península, en la ciudad de Getafe. Su vocación, su intención, su perseverante objetivo, han sido siempre convertirse en un centro de difusión y de promoción del arte hacia todos los rincones de su ciudad, de su región e incluso de su país. 

La metáfora le viene como anillo al dedo, porque en su amplio y confortable sala de pintura han nacido y crecido vocaciones artísticas de cualquier edad y condición, desde los más pequeños que persiguen desarrollar una habilidad innata hasta aquellos que, en sus últimos años de vida, quieren redescubrir o rescatar una pasión o una vocación quizás abandonada en el tiempo.

Situado en el corazón de Getafe, el centro ofrece todos los recursos necesarios para desarrollar actividades artísticas, siempre en el ámbito de la pintura, con una oferta que siempre se adapta a las necesidades de quienes acuden a él.

Es un espacio privilegiado donde no sólo se pinta, sino que se disfruta de un entorno artístico a todos los niveles, teniendo acceso a formación e información muy variada sobre lo que rodea al noble arte del pincel.

En ese sentido, el centro dispone de una sala permanente de exposiciones y una nutrida y amplia biblioteca dedicada exclusivamente al arte, desde los clásicos hasta las últimas vanguardias. 

Con nuestra enseñanza todos pueden adentrarse en el mundo de las artes plásticas, todo ello al ritmo que cada uno necesita y quiere, lo que convierte la experiencia en un descubrimiento paulatino de su capacidad creativa, con una meta fundamental: «que nuestros alumnos adquieran la destreza y los conocimientos necesarios para dominar las diferentes técnicas pictóricas».

Adultos

Igualmente, las personas adultas tienen la oportunidad de desarrollar su expresividad personal, pero a otro nivel.

En este caso, el objetivo de las clases es fomentar la reflexión y profundizar en la búsqueda de la estética personal, con total libertad de acción en cuanto a conceptos, estilos, técnicas, procedimientos y materiales.

Al mismo tiempo, se persigue la comprensión de los contenidos fundamentales de las artes visuales, así como de los estilos artísticos clásicos y contemporáneos que se han ido desarrollando a lo largo de la historia.

Infantil

Las clases de pintura para niños se convierten en un tiempo de juego a través del dibujo, donde desarrollan de forma espontánea su destreza y su creatividad, siempre asistidos por lo que denominamos un acompañante, que hace ese juego, esa actividad lúdica y formativa, se desarrolle de manera natural y «protegida».

El dibujo y la pintura se convierten en un juego continuo de experimentación, donde el niño va encontrando formas y trazos inagotables, adaptándose a la inercia natural de cada uno y respondiendo a sus inquietudes y experimentaciones.

Sea papel, lienzo u otro soporte, el pequeño plasma en él todo lo que lleva dentro, a la vez que disfruta de un espacio de trabajo personal muy confortable de un entorno colectivo que le enriquece personal y culturalmente.

Sea papel, lienzo u otro soporte, el pequeño plasma en él todo lo que lleva dentro, a la vez que disfruta de un espacio de trabajo personal muy confortable de un entorno colectivo que le enriquece personal y culturalmente.

×